Deprecated: Function split() is deprecated in /home/xenoid/libros.soybits.com/textpattern/lib/txplib_misc.php(594) : eval()'d code on line 408
El Experimento Barbarroja. Soybits

El Experimento Barbarroja ::

Publicado el 14/02/09

Un argumento habitual del sector contra la digitalización de libros es el legítimo miedo a la llamada “piratería”.

Esto lleva a declaraciones como la de Blanca Rosa Roca en una noticia reciente “…que no se pueda piratear…” y a plantearse, por parte de los editores, muchas veces, el uso del DRM en los libros digitales (que ya se ha demostrado inútil, y problemático, en las industrias del cine, música y videojuego).

Pensando si la piratería o copia no autorizada del libro es el problema, decidimos hacer un experimento. Mientras los editores no comercializan sus libros en formato digital, nos preguntamos si existen copias digitales no autorizadas.

Así que vamos, por poner una librería, a Casa del Libro, y nos da la siguiente lista de los más vendidos:

los mas vendidos

1- La Crisis Ninja, de Leopoldo Abadía.
2- Luna nueva, de Stephenie Meyer.
3- Tengo ganas de ti, de Federico Moccia.
4- La chica que soñaba con una cerilla…, de Stieg Larsson.
5- Eclipse, de Stephenie Meyer.
6- Historia de España, de César Vidal y Losantos.
7- Amanecer, de Stephenie Meyer.
8- Crepúsculo, de Stephenie Meyer.
9- El Secreto, de Rondha Byrne.
10- El factor humano, de John Carlin.

Ok, anotados, abrimos eMule, una de las redes de intercambio de archivos P2P más populares. En unos 2 minutos encontramos:
La Crisis Ninja, Luna nueva, Eclipse, Historia de España, Amanecer, Crepúsculo y El Secreto. Todos menos 3. Pero si buscamos por el nombre del autor, y no por el libro, sí aparecen otros títulos de los mismos. Probablemente una búsqueda más apasionada (se pueden buscar en distintos servidores y con distintas redes) mejore la eficacia.

Por tanto, la situación es la siguiente: si queremos comprar una copia digital de cualquiera de estos libros, no podemos. La única solución posible es descargarlos de otras fuentes, donde ni autores ni editores perciben ingresos.

¿Y ahora qué hacemos?

Esta situación se ha repetido ya en la industria de la música, del cine, incluso del videojuego, que es la que mueve más dinero. A falta de soluciones, los usuarios las crean por sí mismos. ¿Vamos a dejar que suceda lo mismo con el libro por pasividad? ¿Vamos a seguir sin dar facilidades a los lectores y empujarles a otras opciones? ¿Vamos a vender libros tan protegidos que luego quizá no pueden leer?

Si son editores, prueben el experimento con sus títulos más preciados, y reflexionen.


Publicado por Alberto Cano - 14/02/09

Etiquetas, ,

Comentarios [10]

1 Carlos Pérez Álvarez - 14/02/09 a las 21:14:56

Enhorabuena. No se puede decir más claro.

Soy titulado universitario, de finales de los 70, formado sobre buenas colecciones de papeles y libros. Papeles y libros que en los años de los primeros destinos y desplazamientos fueron apreciados (y pesados) compañeros de viajes.

Descubrí a mediados de los 80 el prodigioso mundo de la informática, que ya entonces anunciaba maravillas aunque no era fácil imaginar los prodigios que acabaríamos alcanzando. La progresión digital en imágenes, música, vídeo… ha sido imparable desde entonces. No más vinilos, ni CD, ni cassettes ni cintas VHS, que duermen desde hace años almacenados por distintos rincones de la casa (y porque no tenemos casa en el pueblo, que si no…)

Pero la acumulación de papel continúa, obstinada, devorando estanterías y estanterías. Yo hace tiempo (año 2002) empecé a usar de forma intensiva una PDA para diversos propósitos, uno de ellos la lectura de libro electrónico, y me resisto a seguir amontonando papel. Por la parte positiva, ya puedo presumir de llevar una considerable cantidad de literatura en el bolsillo (actualmente en fase de transformación a formato .epub para lectura en iPhone/iPod touch); por la parte negativa, si quiero leer novedades editoriales, o sigo atiborrándome de papel, o me las leo en inglés (único mercado que se mueve algo), o visito a Barbarroja. No menciono aquí la cantidad de literatura de esta última procedencia que debo limitar al uso estrictamente personal, a diferencia de otra que hasta he llegado a publicar en mi página web personal.

Hasta hace poco pensaba que el éxito del DRM favorecería la difusión del libro electrónico. Veo que no. Bien pensado, ahora me recuerda a ese inocente tono azul con que se imprimían antaño los temarios de oposiciones, porque era el color que peor reproducían las fotocopiadoras… absurdo. El que quiere copiar, copia. ¿Quién no tenía colecciones interminables de cassettes con la música (grabada, hoy diríamos pirateada) que se oía en el piso de estudiante? ¿Y quién no acabó comprando esa misma música, años después, en soberbio CD y grabación de calidad cuando las circunstancias económicas fueron otras? Y ahora, encima, para aquellos vinilos o cassettes no reconvertidos, la posibilidad de conseguirlos en sitios como iTunes a seis euros, legales y sin DRM. Así las cosas yo ahora no tengo inconveniente en comprar, a precios razonables, disfruto calidad y no me complico la vida con copias inciertas y pérdidas de tiempo. Sólo me amarga un poco la SGAE con sus paranoias, porque estoy pagando derechos de autor dos veces.

Desde hace ya tiempo uno de los principales objetivos en el mundo del marketing es la fidelización del cliente. No se trata de impedir por todos los medios cualquier copia ilegal (eso es imposible; ya se las hacían en vida hasta al pobre Cervantes desde el Reino de Aragón). Se trata de convencer de que por un módico precio se puede tener un ejemplar legítimo en el que todo son ventajas, desde la calidad de la edición (sin esas erratas tan características del OCR precipitado) o el contenido garantizado, hasta políticas de descuentos y otros posibles beneficios comerciales.

Mientras tanto, yo sigo aumentando mi colección de obras libres de derechos de autor, sacando los originales de los lugares más diversos y pintorescos, ídem de lo mismo con obras sujetas a derechos de autor (sin que se note demasiado ni salgan de mi iPhone), dedicando mucho tiempo a revisar y codificar, y lamentando que los recelos editoriales hacia este mundo digital sigan privándonos de contenidos y fomentando, paradójicamente, la piratería.

Carlos Pérez
52 años, profesor de Lengua y Literatura en Instituto de Secundaria. O sea, que por edad y profesión hasta la fecha he leído bastante papel.

2 Alberto - 17/02/09 a las 00:43:12

En Guardian reflexionan que el ebook va tan lento porque los usuarios no han forzado la transición usando la “piratería” de forma masiva:

The real reason that the music industry came around to the idea of downloads wasn’t because they had a startling insight into the future, or even because Apple forced the issue by building a clever ecosystem around the iPod (it didn’t launch the iTunes store until 2003). It was because customers were choosing to pirate instead.

To put it less glibly, the publishing industry isn’t being forced to confront a radical shift in consumer behaviour caused by technology, because that scenario just is not happening. Customers aren’t forcing the issue by choosing to abandon books and read pirated text instead. And this means the problem isn’t there to be confronted.

3 Jorge Ruiz - 21/02/09 a las 01:28:26

De acuerdo Alberto con tu planteamiento. Te informaré cuando tengamos los libros disponibles.
Por cierto, los pequeños editores independientes tenemos grandes dificultades para conseguir formación y financiación para digitalizar y comercializar nuestro catálogo. ¿PDF, EPUB, .MOBI, FB2? No todos saben que es eso del XML. en fin, que nos tenemos que buscar las habichuelas de la mejor manera posible

4 Alberto - 23/02/09 a las 12:45:03

Estoy de acuerdo con lo que dices Jorge Ruiz, por el momento no se percibe soporte al editor, y las escasas ayudas que se ofrecen ahora tampoco están estudiadas y carecen de orientación.

5 gaby - 24/03/09 a las 14:45:00

El FB2 es un formato basado en XML, en el que se puede transformar cualquier otro desde programas como bookdesigner, o una extension de openoffice (no me acuerdo de memoria).

No Obstante, podeis bajar cientos de libros en formato FB2, tanto actuales como clasicos, en

http://papyre.co.cc

6 kiermel - 16/04/09 a las 13:12:22

Lo que tienen es que vender libros digitalizados a precios razonables de 2 o 3 euros, 5 como máximo. Y claro sin DRM. Y aunque al editor le parezca imposible, la gente mayoritariamente lo compraría, y seguro que tendrían beneficios. Deben tener en cuenta que el cliente no es su enemigo, y si se le trata bien y con precios razonables siempre responden.

Lo que no puede ser es que los pocos digitalizados que veo a la venta son solo 2 o 3 euros más baratos que la versión en papel. Eso es querer tomarnos el pelo, que para eso lo consigo gratis muy fácilmente. La avaricia rompe el saco, eso está claro.

7 Bob - 24/04/09 a las 02:20:27

Si los editores sacan sus publicaciones sin protección en muy poco tiempo estarán en el “mercado paralelo”, es decir en el escenario del lucro cesante.

No es cierto que la gente compre productos porque tengan un precio razonable. Eso no se lo cree nadie.

¿Para que te vas a gastar 2 o 3 euros si puedes conseguir lo mismo por nada? 3 × 10 son 30,00 €, y (3 × 10) – 30 (que me puedo gastar en otra cosa) = 0,00 €, o es que aquí nadie sabe hacer cuentas.

Hay que buscar soluciones informáticas. Quizá el modelo de gestión de los dominios de la Red sea una pista. Nadie puede disfrutar de un dominio sin pasar por caja… La combinación de un EAN (es decir una matrícula única) + un banco mundial de datos + una solución de software o hardware puede ser una línea a investigar. Y por supuesto quitar el uso ilegal del P2P. Estas redes están muy bien para el GNU-GPL, pero no para que la gente robe, que es lo que está ocurriendo.

También habría que mejorar la imagen social de los artistas. No entiendo por qué tanto odio y el interés que tiene la gente en que se mueran de hambre. ¿No han pasado suficiente hambre desde que el mundo es mundo?

Estamos dando pasos de gigante hacia una cultura hecha por mediocres y aficionados.

8 Alberto - 24/04/09 a las 09:59:13

Bob, discrepo por completo con tus argumentos.

1- el P2P es legal, y descargar archivos es completamente legal. Así se ha demostrado en numerosos juicios en España. La única actividad ilegal sería lucrarse con ello.

2- La música no apareció en las redes P2P porque los editores la sacasen al mercado en MP3 y luego el público las copiase. Ha sucedido al revés.

Ha existido una fuerte demanda de contenidos digitales que la industria no ha servido. El resultado ha sido que los propios usuarios han llenado ese hueco de mercado. Cuando hay un mercado, cuando hay una demanda, o se ponen unos o se pondrán otros.

3- El argumento que defiendes de “si hay algo gratis quién va a comprarlo” no se sostiene. La música siempre ha sido gratis en la radio, la gente la copiaba en casetes, lo mismo con las películas, están en la tele, en el vídeo, etc.

Se utiliza habitualmente el argumento del agua: sale gratis del grifo, y aunque en muchos sitios está muy buena, hay un mercado de agua embotellada. Siempre se puede vender. Hay que estar en el mercado.

4- No se pueden poner puertas al campo. Hablas de poner más barreras. Ya hemos hablado de ello, ni el DRM, ni las persecuciones judiciales, ni nada. Todo ha sido un fracaso. No hay que perseguir ni bloquear, no hay que poner barreras. Hay que tender puentes.

5- Sobre la imagen social de los artistas… Nadie quiere que los creadores se mueran de hambre como dices. Los que no quieren “morirse de hambre” y prefieren “vivir del cuento” son algunos intermediarios que no quieren aceptar el cambio de modelos económicos y tecnológicos, quieren seguir viviendo de algo que ya no existe en lugar de posicionarse en los nuevos mercados. Algunos quieren vivir a costa de los demás, inventando impuestos para suplir unos ingresos millonarios que el mercado ya no les da. Hay que moverse al nuevo mercado, y los que no lo hacen acaban por perder el tren.

Este “experimento barbarroja” no es más que la evidencia de que hay una demanda de mercado, y que mientras los editores no ofrezcan sus contenidos en estos formatos, irán creciendo otras formas de llenarlo.

Nadie dice que sea fácil, pero algo debemos haber aprendido del fracaso de otros.

9 Bob - 24/04/09 a las 18:21:18

Te respondo punto a punto:

1- Yo no he dicho que el P2P sea ilegal, lo que digo es que hay que perseguir a quien utiliza ese medio para difusión de materiales que tienen copy.
2- La música es el mejor ejemplo de la decadencia de un mercado. No conozco a ningún músico que esté contento. Todos se sienten estafados, por los intermediarios y por los consumidores.
Cuando dices que “Ha existido una fuerte demanda de contenidos digitales que la industria no ha servido. El resultado ha sido que los propios usuarios han llenado ese hueco de mercado. Cuando hay un mercado, cuando hay una demanda, o se ponen unos o se pondrán otros.” Estás justificando un delito: el robo de la propiedad intelectual. Por esa vía podemos justificar muchísimos actos delictivos y ahí no hay nada de que hablar, sino dejar actuar a la justicia.
3- Compara las cifras de ventas de hace 10 años con las de ahora, o las de hace dos años, cuando no había crisis, y encontrarás respuestas. Y discúlpame, pero que yo sepa el agua no es gratis, ni la embotellada ni la otra. Ahora incluso se trabaja para que también paguen el agua la gente que tiene pozos privados. Mal ejemplo te has buscado.
4- “Hay que tender puentes.” Vamos a poner encima de la mesa la Propiedad Intelectual y tu sueldo, o la herencia de tus padres, y lo vamos a compartir todo. Eso sí que va a ser un gran puente y la solución de muchos problemas.
5- Vamos, el argumento que se ve por todos lados, que los artistas no cobren por ningún sitio, ni por derechos, ni por canon, etc.
Este “experimento barbarroja” no es más que la evidencia de que el planeta está lleno de gente sin escrúpulos y que hay que tener leyes y medios para defenderlas porque si no “los listos” se comen a los que no tienen medios de defensa.

Ahora se está trabajando ya en la línea correcta —por la vía judicial, de los gobiernos, DRM’s, etc— en todos los frentes de la Red, incluidos los más sucios y urgentes, y se va a conseguir recuperar la normalidad. Y si no tiempo al tiempo.

Ahora, si el asunto es que vais a empezar a poner vuestros sueldos encima de la mesa de la compartición, entonces me callo y planteamos otra vida.

10 Dubitador - 13/08/09 a las 18:48:08

Se me habia pasado este debate entre Alberto y Bob.

Los derechos de autor estan pensados para proteger la autoria y ello incluye la posibilidad de enajenar algunos derechos vinculados, como podría y solia ser el derecho a explotarla economicamente. Pero si no hay explotacion no hay nada que reclamar.

Tampoco hay robo en tanto que no hay lucro que debiera ser compartido o consentido. Tampoco hay lucro cesante en tanto que imposible, dado que en concepto la mera emergencia de la tecnologia digital volvió obsoleto el negocio de la venta de copias.

Las ganancias de un autor o un editor no se deben en absoluto a sus meritos ni esfuerzos. Insisto, el merito o el esfuerzo no son recompensados, el merito y el esfuezo propician la oportunidad, pero no la deciden ni garantizan.

El control del canal si que otorga un margen de garantia. El autor es su propio canal, ya que solo el puede hacer las obras que el hace. El editor es dueño de su canal, ya que es propietario de la estructura empresarial y de relaciones necesaria para producir y vender copias.

Pero ya no se pueden vender copias, las copias incopiables son un contrasentido y pretender perseguir a quien genere copias a titulo gratuito abre la veda a un sin fin de comportamientos perseguibles en tanto que atentarios a muy diversa clase de oportunidades de negocio reales o imaginadas.

Me ha gustado especialmente eso de “un planeta lleno de gente sin escrupulos” y lo de “los sueldos encima de la mesa”. Es tan cretino el planteamiento, tan de griton acostumbrado que cuando se cabrea lo que proclama se haga ley, que casi no merece la pena entrar a discutirlo. Pero hay que repetirlo: lo que hace el autor y el editor no son un trabajo solicitado y devengador de un sueldo, son agentes que buscan su oportunidad y como tal ésta puede significar un redito escaso, nulo o bien un exitazo.

Lo de la falta de escrupulos de la gente que se pasa copias digitales es propio de un bendito recien caido del cielo o de un sietesuelas que invoca altisimos principios morales que no vienen a cuento y si a su particular interes pretendiendo que el mundo se pare y obedezca sus designios. Sin ir mas lejos pretende que la vuelta a la normalidad consista en volver al pasado, o sea condicionar el futuro en funcion de sus intereses presentes: nada menos que montar una policia universal que fisgue todo lo que la gente se comunica para proteger la posibilidad de vender copias.

Para seguirnos


Volver arriba

Contacto · Consultoría y soluciones