El gigante Amazon y sus tentáculos ::

Publicado el 01/08/08

La última noticia es la adquisición de Abebooks por parte de Amazon.

Abebooks es un gigante del libro de segunda mano: libros raros, usados y descatalogados son presa fácil gracias a la inmensa base de datos de Abebooks: más de 110 millones de libros (de papel) ofrecidos a través de 13.500 libreros en todo el mundo.

Jeff Bezos de Amazon

Su negocio, integrar los libros de pequeños libreros a su base de datos, previa cuota y comisión de ventas, resultaba beneficioso a las tres partes: Abebooks, libreros de viejo y lectores/coleccionistas, que encontraban en Internet una herramienta con la que localizar un libro determinado de cualquier rincón del planeta.

Abebooks no ha dejado de crecer en los últimos años. Compró recientemente Chrislands, con más de 1.000 tiendas de libros online, FillZ en 2006, Bookfinder.com en 2005, y la española Iberlibro en 2004.

Ahora es Amazon quien se hace con todo ese pastel del libro de segunda mano, una base de datos de más de 110 millones de libros y un trato directo con más de 13.500 libreros especializados. La operación de compra, cuyo monto aún no ha trascendido, se cerrará durante el cuarto trimestre de este año.

Abebooks, además, según nos recuerda Teleread es propietaria de un 40 por ciento de la plataforma de catalogación social LibraryThing.

Esta compra de Amazon es sólo una más en su camino hacia una suerte de monopolio digital del libro. A principios de este mismo año Amazon invirtió 300 millones de dólares en la compra de Audible, que dispone de más de 40.000 títulos en formato de audiolibro. Libros de audio digitales listos para Kindle (MP3).

Pero una de las adquisiciones más polémicas es la de BookSurge, un servicio de impresión bajo demanda (POD) que Amazon está aprovechando para presionar a los autores que no utilicen los propios servicios de Amazon.

A todo esto cabe sumar la también reciente inversión del CEO de Amazon, Jeff Bezos, en Twitter, el más famoso servicio de nanoblogging cuyo uso por parte de Amazon aún no está demasiado claro; y la alianza con Google, que hipertextualiza libros físicos enlazando el código de barras de un libro (vía cámara del móvil) con los contenidos de Amazon.

Bezos con un Kindle

Por otra parte, la inversión de Amazon en el desarrollo de un lector de ebooks propio, el famoso Kindle, ha revolucionado el (hasta entonces) aletargado mercado del libro electrónico, siguiendo el guión que Apple estableciera años antes en el mercado de la música digital con iTunes+iPod.

Bezos ya confirmó que están desarrollando una segunda versión de Kindle, que podría aplicar tecnologías como la pantalla táctil o el color, probablemente, para finales de este mismo año.

Si algo está claro en todo esto, es que Jeff Bezos tiene una visión cristalina del mercado del libro. Un mercado digital, bien sea para la venta (amazon.com), lectura (Kindle), escucha (Audible), impresión (BookSurge), búsqueda (Abebooks) o exploración de nuevos formatos (Google Android, Twitter…).

La base de los “nuevos” mercados es digital, no importa si hablamos de libros de papel o de ebooks, porque las conexiones, los sistemas de producción e impresión, las búsquedas, la interactuación, son digitales, y parece que muy pocos se están dando cuenta. Amazon, por su parte, lo tiene bastante claro.


Publicado por Alberto Cano - 01/08/08

Etiquetas, , , , , , , ,

Sin comentarios

Para seguirnos


Volver arriba

Contacto · Consultoría y soluciones