Manzanas, sonrisas y libros ::

Publicado el 05/09/10

El pasado sábado Apple abrió su primera tienda en España, concretamente en Barcelona, así que aproveché esa mañana para acercarme y echar un vistazo. Increíble. Cientos de personas estaban ya agolpadas frente a la tienda (a falta de más de una hora para abrir) y las colas enseguida comenzaron a serpentear por los pasillos del centro comercial (La Maquinista) hasta morir en la calle. Nótese que los productos de esa tienda están expuestos 100 metros más abajo todos los días (MediaMarkt) y que hay varias tiendas sólo de productos Apple en Barcelona.

¿Por qué entonces ese peregrinaje? ¿Por qué la gente hacía cola para entrar en una tienda? Supongo que es una ventaja que Apple se ha labrado durante muchos años de think different.

Think Different

La cuestión es que esta compañía ha logrado prescindir de intermediarios porque no sólo no los necesita sino que de hecho le estorban. Pretender quedarse todo el margen de beneficio posible de sus productos es lícito, y ese es en esencia el objetivo de Libranda: eliminar los distribuidores tradicionales y cubrir ellos mismos (los grandes editores) esas funciones en el nuevo mercado digital. Si de paso también pasan a ganar un margen por distribuir a otros editores, aun mejor. Hasta aquí todo parece lógico y razonable.

Ahora bien, hay una razón por la que Apple gana clientes y Libranda sólo cosecha críticas y es que la compañía de la manzana ha sabido ganarse sus clientes por la calidad del servicio. Apple es esencialmente una empresa de hardware que vende lo mismo que otras miles de empresas: circuitos y silicio en cajas de plástico. Pero si los de Cupertino logran hacerse un hueco en el mercado vendiendo hardware es simplemente porque producen el mejor software, su obsesión es lograr la mejor experiencia de usuario posible.

La cuestión es ¿qué aportan los intermediarios en el mercado de Apple? En el entorno digital Apple conecta directamente con sus clientes, bien sea para comprar dispositivos hardware o para adquirir software, como es el caso de las populares aplicaciones de iPhone, iPod y iPad.

Saltemos a Amazon. La compañía del logo sonriente ha construido una inmensa base de datos de libros, gustos y recomendaciones a costa de perder millones de dólares en una infraestructura física descomunal, pero pronto no necesitará más cajas, almacenes y transportes porque es capaz de servir un libro a casi cualquier lector del mundo por sí sola mediante su ecosistema Kindle.

Amazon aporta un valor al editor y aporta un valor al cliente. El primero puede alcanzar millones de clientes sólo subiendo un archivo a Amazon y el segundo puede comprar cualquier libro clicando un botón desde su Kindle, o su PC, o su Mac, o su Blackberry, o su iPhone, o su iPod u otros dispositivos, todos ellos sincronizados entre sí de forma automática si es que tiene más de uno.

kindle versiones

En ambos casos, Apple y Amazon, estamos hablando de una satisfactoria experiencia de usuario. No importa cuál sea su tecnología, sus sistemas de protección ni otros asuntos técnicos sino lo fácil y cómodo que es usar sus productos y consumir contenidos.

¿Y qué pasa con Libranda? ¿Qué aporta Libranda? ¿Qué aportan los libreros que forman parte de la cadena impuesta por Libranda? Si vamos un poco más allá ¿qué aportan las editoriales locales?

En un mercado internacional conectado se me ocurren cada vez menos razones por las que un editor necesite vender los derechos de sus libros en lugar de vender sus libros directamente a través de servicios como el que Amazon ofrece. Cuando no hay problemas de logística, no hay impresión, almacenaje y transporte… ¿Qué están ofreciendo los editores locales que no puedan obtener directamente los propietarios originales de los derechos de publicación?

Creo que el caso de Andrew Wylie, la expansión de Amazon y la fascinación por Apple deberían hacernos reflexionar profundamente sobre el (presente y) futuro del sector editorial en España.


Publicado por Alberto Cano - 05/09/10

Etiquetas, ,

Sin comentarios

Para seguirnos


Volver arriba

Contacto · Consultoría y soluciones