Entrevista a Javi Araguz ::

22/04/08. Leer el artículo original en Newgeek Magazine.

Por lo general, un autor novel lo tiene realmente crudo para ver su obra publicada por una editorial. Y si lo logra, esperar que su libro tenga una oportunidad entre los cientos de novedades que constantemente entran y salen de las librerías, una utopía. Pero el mundo de hoy ya no es el de antes. Javi lo sabe, y ha podido utilizarlo en su favor. Con sus dotes de diseñador, ilustrador y cineasta, Javi Araguz ha creado su propia campaña promocional con excelentes resultados.

Esta entrevista la publicamos el pasado mes de febrero en NewGeek Magazine, cuando el lanzamiento de su novela estaba resultando un éxito. A fecha de hoy, la primera edición ya se ha agotado, y Javi empieza el “segundo round” mañana, día del libro, firmando ejemplares en Barcelona…

Háblanos de tu libro…

El mundo de Komori es el libro que hubiera querido leer cuando era niño. He intentado escribir algo entretenido, divertido y lleno de aventuras. Mi intención es que la historia pueda disfrutarse a cualquier edad. Además, creo que está muy influenciado por el cine, el cómic y los videojuegos, así que considero que es bastante accesible y actual.

La historia trata de una niña que decide emanciparse para seguir los pasos de su abuela, pero en el transcurrir de su aventura, descubrirá que hay un destino mayor esperándola. Vivirá mil aventuras junto a todo tipo de seres extraños, como un chico-calabaza, un niño-zorro y un niño desarticulable. Es una historia en la que he intentado que predomine el sentido de la aventura, el amor, el humor y la imaginación.

Parece que se está hablando mucho en la red sobre Komori. ¿Esperabas esa reacción?

La verdad es que uno nunca se espera una reacción así. En el poco tiempo que llevamos en la calle la respuesta ha sido muy positiva, la gente se está volcando con el libro. Ya he recibido las primeras felicitaciones, los primeros fanarts (dibujos de los lectores), los primeros fanfics (relatos de los lectores inspirados en el libro), las primeras reseñas y, en definitiva, las primeras reacciones de los lectores y los medios, todas ellas muy entusiastas.

Es una sensación muy positiva descubrir que no sólo te leen sino que además están dispuestos a entrar en el mundo que has creado y participar en él. La intención de El mundo de Komori siempre fue convertir la historia en una especie de juego en el que todo el mundo pueda participar activamente, que no fuera sólo una lectura pasiva. Por eso se incluyen mapas, acertijos, dibujos e incluso un par de recetas. Quería invitar a la reflexión y animar a la gente a que continúe el libro más allá de la lectura.

Parte de la culpa de este éxito mediático es del propio autor. Javi Araguz es escritor, pero también se mueve en el ámbito cinematográfico, la ilustración y el diseño. Él mismo se ha encargado de llevar a cabo las webs y el book-trailer así como las ilustraciones interiores y el diseño del libro.

¿Cómo se te ocurrió realizar un trailer del libro?

Me muevo en el mundillo del cine, ya que mi intención es vivir de escribir y dirigir, así que era un paso lógico hacer una especie de anuncio o trailer del libro. Además, ya había visto algún que otro book-trailer en la red, no he sido pionero en eso.
El primer impedimento siempre son los medios con los que cuentas, pero finalmente eso no fue un obstáculo. Con imaginación y tiempo se resuelve todo.

¿Con qué medios lo hiciste?

Si habláramos de presupuesto, posiblemente no llegaría a los 5 euros. En realidad, mi novia y yo montamos un pequeño escenario en una tarde, con telas, pilas de libros, velas de todo a cien y varios artilugios que pululan siempre en casa y que tienen cierto aire “antiguo”. Una vez creado el ambiente, tuvimos que iluminarlo para que la imagen que grabara la cámara (casera) se viera lo más profesional posible. Por suerte, uno tiene sus trucos.

El resto lo hicimos en montaje, aunque no hubo retoque de color alguno. Después, Germán A. Martín, gran amigo y compositor, se ofreció a componer una pequeña canción para el trailer y ¡voilà! El resto era coser y cantar… subirlo a YouTube, a la web, el blog, Libros en Juego, etc.

¿Cuál ha sido la respuesta por parte del público?

Yo diría que muy buena. En el poco tiempo que ha estado online ya ha recibido más de 2.000 visitas sólo en YouTube, que para un video gracioso sería más bien poco pero para el anuncio de un libro me parece muchísimo. Además, están esas visitas que no he podido contabilizar, que perfectamente pueden doblar esa cifra. Se ha convertido en un video viral por sí solo, no he tenido que moverlo demasiado.

La verdad es que si pudiera hacer el book-trailer que me gustara y contando con los medios adecuados, creo que la capacidad de promoción de un video de este tipo sería altísima. Puedes llegar a un público muy amplio y, lo que es más importante, a un público muy concreto. Emitiendo el mismo anuncio en la tele quizá lo vería más gente pero la gran mayoría no estaría interesada en el producto. De esta manera, el posible lector es el que elige si quiere ver o no el anuncio.

Además, si le gusta, puede comentarlo y reenviarlo a otra gente. Internet se ha convertido en una red social amplísima y muy democrática.

Tras esta experiencia, ¿crees que Internet es la mejor forma de promoción para el libro?

No sé si la mejor, pero desde luego es muy importante. Quizá sean mejores otros medios para campañas únicas o de impacto rápido, pero a largo plazo la red funciona mejor, ya que la promoción se auto-replica constantemente. Puedes subir un video en YouTube anunciando tu libro y un mes después, sin haberlo provocado, estar en varias páginas más.

Recientemente abrimos un foro para que los lectores hablen sobre el libro y está teniendo un éxito arrollador, la gente tiene muchas ganas de expresarse, quieren hablar sobre lo que les gusta y lo que no.

Creo que la red es el medio ideal para invitar a la gente a participar.

¿Deberían apostar más las editoriales en este sentido? ¿Crees que están perdiendo un sector del público al omitir este canal?

Por supuesto que sí, de hecho considero que las editoriales que no se suban al carro ahora mismo lo tendrán difícil en un futuro cercano. La red ya se ha convertido en una herramienta de comunicación y expresión indispensable en la vida diaria de la gente y no se la puede ignorar así como así. Renovarse o morir.

No obstante, poco a poco vamos viendo más apuestas en este campo. Algunos libros se pomocionan también con un advergame, juegos online basados en el libro como apoyo para aumentar su difusión en la red.

¿Qué te parecen este tipo de propuestas? ¿Nos estamos alejando del libro o ves en estas convergencias de distintos campos una forma eficaz de promoción?

Creo que todas las formas de promoción son buenas, pero cosas como los advergames o iniciativas igual de originales aún mejores. En este momento vivimos rodeados de información, estamos saturados de publicidad, nos quieren vender de todo y hemos aprendido a descartar automáticamente la información irrelevante o que no nos interesa.

La gente lo agradece cuando descubre que puedes elegir si ver o no un anuncio o que incluso puedes ser recompensado por verlo, participar o formar parte de él. Un advergame es un anuncio interactivo, incita a la participación, creo que es una idea genial.

Lo importante es que el futuro lector no sienta que le tratas como un borrego, no quiere ser ninguneado, cada vez más, la gente quiere que se le preste atención, que se tenga en cuenta su opinión y, sobre todo, descubrir que el autor y el editor se lo han currado para ofrecerles algo más que un libro.

¿Veremos un juego de Komori?

Me encantaría.
Es probable que se lleve a cabo la iniciativa aunque, como todo, depende de demasiadas cosas. Lo importante es que los autores y las editoriales estén dispuestos a planteárselo.

¿Qué te ha parecido esta primera incursión en el mundo literario? ¿Habías escrito más historias antes de publicar?

Me ha parecido inmejorable. Por supuesto, más estresante y cansada de lo que uno nunca podría imaginar (y eso que aún no he empezado con la promoción), pero saco de ello una reflexión muy positiva. La gente y los medios han dicho cosas muy bonitas del libro y en definitiva yo ya puedo considerar la experiencia como todo un éxito. Ahora sólo me queda esperar a que funcione también numéricamente y que eso me permita publicar la segunda y tercera parte cuando está previsto.

Antes de Komori había escrito varias historias pero toda en formato de guión cinematográfico. Espero que en un futuro cercano pueda llevarlas a la gran pantalla con el mismo resultado que mi primer libro. Además, desde que era pequeño he estado imaginando, escribiendo y dibujando, no es una cosa que haya descubierto recientemente.

Creo que lo mío es vocación, siempre he querido ganarme el pan haciendo uso de la imaginación, de la creatividad, contando cosas. Ahora empiezo a sentir que estoy cerca de conseguirlo.

Entonces, ¿estás preparando ya la continuación?

Sí, la estoy escribiendo en estos momentos. El mundo de Komori siempre ha estado compuesto por tres libros. El primero de ellos ya ha salido a la calle y el segundo espero que se publique el próximo octubre.

La intención es que en el primer volumen se hable de la infancia, de la pérdida de la inocencia. Además, tiene que plantear la historia y presentar a los personajes.
En el segundo se tratará la adolescencia, la rebeldía inherente en esas edades, el amor y la búsqueda de la identidad.

En el tercero se hablará del paso a la edad adulta, del sacrificio y el coraje para tomar decisiones difíciles.

¿Qué opinas de los ebooks? ¿Crees que desaparecerán los libros de papel?

Nunca desaparecerán los libros en papel. Los ebooks no son una amenaza, son una bendición. ¿Poder llevar la enciclopedia británica en un cacharro de 500 gramos? ¡Eso no puede ser malo!

Otro tema es el hecho de que autores y editoriales tengan que adaptarse al nuevo formato, pero, nuevamente, es renovarse o morir.

Creo que los libros tradicionales nunca desaparecerán porque la lectura es una experiencia que no sólo se vive con los ojos sino también con las manos al pasar las páginas, con la nariz al oler la tinta… además está el factor coleccionista, a mí me gusta ver mi estantería llena de libros y cómics, observar sus portadas, las ediciones etc. Un libro encierra una especie de misterio en sí mismo, es un fetiche, un símbolo.

¿Crees que Internet ha sido clave a la hora de abrirte camino como autor novel?

Creo que ha tenido mucho que ver. Quizá sin Internet no sería consciente del público que tengo detrás. Gracias a la red puedo recibir correos de los lectores y contestarlos, puedo responder a sus preguntas públicamente en el blog, puedo aportar datos que no se pueden dar en el libro, como el significado de los nombres de los personajes u ofrecerles extras y añadidos que les ayudará a meterse más y mejor en el mundo de Zoa.

Creo que la red ha jugado un papel muy importante en mi formación como lector y escritor y ahora mismo está haciendo lo mismo con mi primer libro.

¿Qué consejos darías a los jóvenes que quieren publicar sus historias?

Aunque suene a tópico, lo más importante es ser paciente y tener mucha perseverancia. Hay que currárselo mucho y esperar a que ese trabajo acabe siendo recompensado. Así mismo, uno tiene que escribir porque le sale de dentro y después decidir si quiere compartirlo con los demás. No es el camino más fácil de recorrer, pero puedo decir con propiedad que sí es uno de los más gratificantes ya que la sensación de tener tu libro entre las manos es impagable.

Para terminar, ¿cuáles son tus futuros proyectos?

Además de escribir la segunda y tercera parte de El mundo de Komori, tengo otras dos novelas en el cajón esperando a ser escritas. Son algo más adultas, aunque las dos siguen teniendo algo fantástico.

Al margen de la literatura, sigo luchando para dirigir mi primera película y para llevar Komori a la gran pantalla algún día.

- – - – - –

Artículo publicado originalmente en la revista digital NewGeek Magazine #3 El Futuro de los Libros


Publicado por Alberto Cano - 22/04/08

Etiquetas

Sin comentarios

Para seguirnos


Volver arriba

Contacto · Consultoría y soluciones