Las primeras víctimas del DRM ::

13/08/09. Leer el artículo original en Mobileread.

WARNING: Removes the ability to read Mobipocket DRM protected files.

Esta es la advertencia que presenta la última actualización de firmware del lector de tinta electrónica BeBook, conocido en España como Hanlin o Papyre.

La actualización del firmware (una parte interna de software que controla el funcionamiento de un dispositivo) añade nuevas funciones al lector, como la capacidad de leer libros en el formato estándar EPUB y también libros bloqueados con DRM de Adobe, sean EPUB o PDF.

Y no es exclusivo del BeBook: también afectará a las actualizaciones de Cybook y a nuevos modelos que ofrezcan soporte DRM EPUB.

Capitan Copyright 2

El conflicto se produce cuando Amazon no permite a los fabricantes de dispositivos utilizar más de un sistema de DRM si quieren utilizar el suyo. Recordemos que Mobipocket es un formato propietario adquirido hace unos años por Amazon con el objetivo de servir a sus libros en Kindle.

El sistema que se está imponiendo en el libro digital es el EPUB por una razón elemental: es libre, basado en estándares XML y diseñado por la propia industria para resolver la cuestión del formato del ebook.

ePub logo

Los nuevos dispositivos de tinta electrónica y lectores de software (como los de iPhone) van implementando el soporte a este formato progresivamente.

Los sinsentidos del DRM (un sistema de bloqueo para evitar copias que ha fracasado en todos los casos) llevan ahora a usuarios al siguiente dilema: si no se actualizan, no pueden comprar libros nuevos en formato estándar (EPUB) y si se actualizan, pierden todos los libros que compraron en formato Mobipocket DRM.

Tal y como apuntan en el hilo de esta noticia de Mobileread, EPUB es un formato libre, pero cuando el vendedor le aplica un DRM de Adobe se convierte de hecho en un formato propietario que depende de Adobe, como los Mobipockets con DRM dependen de las políticas de Amazon.

Una vez más se demuestra que el DRM sólo está sirviendo para causar problemas a los lectores que quieren comprar los libros.

Entorpece su uso, obliga a la instalación de determinado software y causa un gran peligro en el futuro acceso a esos libros.

En la otra cara de la moneda vemos cómo no está impidiendo nada, ya que los sistemas de DRM están crackeados y los libros, de hecho, se suben a redes de intercambio y otros sitios escaneando las copias de papel, después de todo se pueden encontrar los libros aunque no los haya digitalizado el editor.


Publicado por Alberto Cano - 13/08/09

Etiquetas, , , ,

Comentarios [6]

1 Josep - 13/08/09 a las 11:01:54

Bueno, quien compró Mobipockets con DRM ya sabía que su lector de Mobipocket podía romperse o verse obsoleto (que de hecho es lo que ha pasado). De todos modos, al único que hay que echarle las culpas aquí es a Amazon y su absurdo intento de monopolizarlo todo. Si las políticas de Amazon permitiesen que hubiese dos sistemas DRM en un lector, no habría ningún problema.

Soy de la opinión que los DRM sí que estan impidiendo muchísimas copias ilegales, pero no todas (sobretodo las que se basan en escanear libros). Quien piense lo contrario vive en una cueva. Lo que es más importante de todo, el solo hecho de que alguien esté pirateando los ebooks/libros, películas o mp3 (con el precio que tienen, 1 €!) es motivo suficiente para darse cuenta que hay que proteger los ebooks contra la piratería.

2 Alberto - 13/08/09 a las 11:31:21

Yo discrepo de esas afirmaciones Josep. Si sigues el hilo de foros de gente que lee ebooks verás que en muchos casos lo primero que hacen tras comprar un ebook es borrar el DRM (sí, es posible y por lo visto incluso sencillo).

Así evitan problemas a la hora de leer sus libros digitales en el dispositivo que quieran.

El problema del DRM tampoco es Amazon en sí mismo. El problema está en depender de una compañía que irá modificando sus políticas según le convenga. Nadie puede garantizar que un libro con DRM de la compañía X se podrá seguir leyendo dentro de X tiempo.

Muchos creían que Mobipocket era lo más “normal” y ahora el cliente se encuentra que los libros que ha comprado no funcionan.

Si el DRM realmente funcionase no habría nada que alegar, pero los libros se encuentran fácilmente en cualquier lugar, hayan aparecido con DRM o no hayan aparecido siquiera en edición digital.

Por tanto no está funcionando, y está creando complicaciones al lector. Recordemos que el lector no es necesariamente un usuario del mundo tecnológico, y al encontrar problemas como este (el peligro de que sus libros pagados dejen de ser válidos en dispositivos modernos) se le está espantando, y por tanto destruyendo un mercado que aún está por empezar.

Un abogado de la RIAA (Steven Metalitz) advierte que no se puede ilegalizar la acción de borrar el DRM de un contenido por parte del comprador, porque esto implicaría la obligación de los propietarios del copyright a mantener los servidores de DRM activos para siempre leer noticia.

El mayor problema no está en que un libro comprado se pueda o no copiar y difundir en otras redes. Normalmente quien compra no lo hace.

El mayor peligro está en acostumbrar al lector a buscar los contenidos en otros sitios que provocan menos problemas con el producto en sí.

Comprar un libro debería ser notablemente rápido y sencillo. Y abrirlo para leer, más aún.

3 Dubitador - 13/08/09 a las 13:59:44

Estoy con Alberto. La oferta ya no son los libros, sino la comodidad, el servicio, dejarse de lios y obtener facil e inmediato acceso por un modico precio. Por supuesto, no se puede garantizar que esto vaya a funcionar siempre, aunque si que cabe la seguridad de que editores y libreros poco o ningun espacio les resta en el panorama digital.

¿Como puede pretenderse vender copias cuando lo digital se caracteriza precisamente por la copiabilidad?

El poseedor de derechos aun tiene la oportunidad de rentabilizar su fondo pero no pieza por pieza, sino el fondo en conjunto y solo a beneficio de inventario, o tambien “al peso”. Pero los protagonistas ya no pueden seguir siendo ellos porque, su modelo, la base de su negocio es otro.

No hay alegria ninguna al decir esto, pero si temor a las maniobras a que estan abocados a intentar y que en general solo pueden consistir en tratar de contrarrestar las propiedades de lo digital.

Los libros de papel solo precisaban proteccion frente a competidores desleales capaces de producir copias de libros sobre los que no tenian los preceptivos derechos, pero cuando lo que se necesitaria es someter a caucion a toda la poblacion de potenciales lectores el asunto adquiere tintes esperpenticos.

La unica proteccion contra las copias no deseadas consiste en hacer innecesario buscar esas copias.

4 Pepe - 14/08/09 a las 00:10:53

A mi ya me han tocado las narices con el unico libro con DRM que compré, un diccionario para mi cybook.
En cuanto salga la actualización no podré usarlo.

Bueno, no podria, porque no solo me siento timado porque el diccionario es una mierda, sino porque por los 30 € que pagué por él me habia comprado uno mucho mejor en papel asi que el otro dia contando con la próxima actualización decidi que no me iba a coger el toro y le he quitado el drm.

Eso si, tengo claro que si vuelvo a pagar por un libro con drm será si no cuesta más de 1€ sino considero que no vale lo que pago. No tengo ganas ni intencion de piratear los libros por los que pago. O me los venden sin drm o no los compro, o cabe la posibilidad de que me los den a precio de risa, ya que es un producto que hoy tengo y mañana puede que no.
Ellos mismos. Total será porque no hay literatura fuera de las editoriales.
No se quieren bajar del burro, pero el burro los va a bajar dentro de poco…

5 Miguel Galán - 15/08/09 a las 15:06:56

¿Piratería, dices, Josep? Eso es propaganda, si comparto algo que he comprado con un tercero, no es piratería, es amor. Así, ¿dejamos de prestarnos libros? ¿nos guardamos las recetas de cocina para nosotros solos? ¿nos llenamos de miedo y nos convertimos en ovejas? Cuantos más lectores haya, mejor para el mercado. Cuanto más circule la cultura, más gente culta habrá. Acabemos con el estúpido criterio cortoplacista, avaro y mezquino, que repite sumisamente las consignas que cuatro mangantes lanzan desde sus privilegiados medios. ¡COMPARTIR ES LO NORMAL! Lo raro es esta timorata mezquindad que algunos defienden en nombre de no se qué legalidad y una inexistente legitimidad. La desobediencia civil es deber de todo aquel que no sea idiotés : despreocupado de lo común, en su raíz griega.

6 buy dissertation - 15/12/10 a las 15:13:41

Y no es exclusivo del BeBook: también afectará a las actualizaciones de Cybook y a nuevos modelos que ofrezcan soporte DRM EPUB.

Para seguirnos


Volver arriba

Contacto · Consultoría y soluciones